martes, 9 de marzo de 2010

En caída libre


Por primera vez desde la llegada de Pau Gasol, allá por febrero de 2008, los Lakers perdieron tres partidos consecutivos, y muchos son los factores que se pueden utilizar para demostrar el porque de esta racha adversa. Ataque, defensa, química de equipo y falta de energía son algunos de los ítems que los mismos jugadores y cuerpo técnico reconocen, y en los que me explayaré a continuación.
Ataque: Los Lakers no están moviendo el balón en los últimos partidos, promediando 15 asistencias contra las 21,3 que venían repartiendo en la temporada, y su porcentaje de campo es más bajo (41,6% en los últimos tres partidos contra un 45,8% en la temporada) lo que se traduce también en menos cantidad de puntos, ya que promediaron 96 puntos contra los 102,5 del total de temporada.
Después del último partido contra el Orlando Magic, Gasol mostró cual es su idea para mejorar en este apartado a la vez que disparó contra Kobe Bryant: “Kobe es un gran jugador, pero al mismo tiempo necesitamos encontrar un balance con nuestro juego interior, pasar más el balón”.
Defensa: Definitivamente no ayudó que Ron Artest se pintara en su cabeza la palabra “defensa” en tres idiomas distintos (japonés, hindú y hebreo), ya que precisamente defensa fue no que no hubo en las últimas tres derrotas. El equipo angelino permitió un 48,3 % en tiros de campo y un 43,6% en triples, lo que se tradujo en un promedio de 103 puntos de los rivales (los Lakers permiten en la temporada 44,2 %, 32,2 % y 96,4 respectivamente)
Química de equipo: Gasol recriminándole a Bryant de que pase más el balón, Kobe retando a sus compañeros tras la derrota frente a los Bobcats y Phil Jackson pidiendo más enfoque y dedicación, son cosas que se ven reflejadas en el cancha a la hora jugar. Obviamente todos están disconformes por la racha adversa, lo preocupante es que todos culpen al otro de las derrotas y nadie se haga responsable.

Falta de Energía: Según los aficionados, esta es la principal razón de la mala racha. Claramente se nota un desgano que se acentúa sobre al final del partido, lo que tiene una explicación: El cansancio y las lesiones. Tomando como ejemplo a la superestrella del equipo, Kobe Bryant, éste promedió más de 42 minutos en los últimos partidos, jugando con un dedo quebrado, con problemas estomacales y volviendo de una lesión de tobillo. Las lesiones y el hecho de estar llegando a fin de temporada esta repercutiendo en los físicos y en el rendimiento de los jugadores.

Este martes los Lakers reciben en el Staples Center a los Toronto Raptors con la buena noticia de la recuperación de Sasha Vujacic y con muchas interrogantes: ¿Les dará Jackson descanso a los jugadores? ¿Kobe le dará la razón a Gasol y pasará más el balón? ¿Podrán evitar su cuarta caída en fila, hecho que no sucede desde abril del 2007?, tendremos que esperar hasta esta noche para saberlo, pero por ahora quedémonos con el pensamiento del base Derek Fisher: “Se que mucha lluvia está cayendo sobre Los Ángeles, pero el cielo no se está cayendo”.