sábado, 27 de noviembre de 2010

Kobe no puede evitar la derrota de los Lakers


En un partido muy cambiante y no apto para cardíacos, Los Lakers cayeron ante el Jazz por 102 a 96 gracias una actuación fenomenal de Deron Williams y un Kobe Bryant salvador en el último cuarto que no fue suficiente para darle la victoria a los angelinos.

Todo parecía color de rosas para los dirigidos por Phil Jackson. Un primer cuarto perfecto tanto en ataque como endefensa y se vio reflejado con un marcador de 33-17 tras finalizar los primeros 12 minutos de juego. Los Lakers acertaron un 68.4% en tiros de campo y limitaron al Jazz a menos de un 40%.... pero todo se desmoronó.

A estas instancias parecía que iba a ser un fácil triunfo lagunero en Utah (como de costumbre), pero la mala suerte o el exceso de confianza hizo que el partido vuelva a ser parejo en el segundo período. Este segundo parcial fue igual que el primero... pero al revés. Los dirigidos por Jerry Sloan jugaron un baloncesto de alto nivel y comandados por una gran actuación de Williams (29 puntos -10/14 TC y 6/6 TL- 12 asistencias y 2 robos) se pusieron a tiro y con un parcial de 29-17 se fueron a los vestidores sólo abajo por 4 puntos (50-46).

A pesar de que desapareció en los momentos decisivos y falló el tiro del final (de forma hasta irrisoria), Pau Gasol comandó a los Lakers en las estadísticas con otro doble-doble ( 21 tantos -9/14 en TC-, 11 rebs y 4 asists) y Lamar Odom (16 puntos, 10 rebotes y 5 asistencias; 5/8 en TC) fue el jugador más parejo del equipo.

El último cuarto comenzó con los Lakers abajo por 3 puntos y con Kobe sentado en la banca. Después de un descanzó prolongado Bryant volvió a la duela y apareció la mejor versión de "Black Mamba". El astro angelino encestó 14 puntos de manera consecutiva: dos triples idénticos, un turnaround espectacular ante Raja Bell (9 puntos en 25 minutos), otro triplazo más, y una falta extraída muy inteligentemente a Andrei Kirilenko (11 tantos, 7 rebotes y 2 asistencias) para ir a la línea con tres tiros libres que pusieron a L.A. arriba por 4 puntos luego de llegar a estar perdiendo por cinco ante los recuperados Jazz.

El desenlace, con bochorno arbitral (fallos dudosos para ambos equipos) y organizativo del estadio de por medio (el reloj de posesión se trababa todo el tiempo en 13 segundos y el encargado de manejarlo lo único que hizo fue sonreir con su mejor cara de pelotudo), fue un claro ejemplo de lo que fue todo el partido. Kobe, en un intento de sorprender, decidió no tirar (la peor decisión que podía tomar ya que venía encestando todo) y encontró a Ron Artest (11 puntos y 5 rebotes en 31 minutos) sólo en una esquina para el triple; Ron falló el tiro (en una pocesión anterior también Kobe le paso el balón a Ron y este falló un doble).
Después el ya mencionado tiró fallico de Gasol y dos laguneros que cargaron al rebote sin suerte.

La clave del juego fue la banca. El Jazz tuvo a su segunda unidad respondiendo efectivamente en el 2do cuarto, comandado por Earl Watson (8 puntos) y Ronnie Price (7 tantos). Mientras tanto, los suplentes de los Lakers sólo conocieron el fracaso al intentar en tiros de campo. Steve Blake no sumo puntos y lanzó horrible (0 de 7 TC -0 de 4 en triples); Shannon Brown no tuvo la explosividad de siempre y terminó con 5 puntos en 2 de 8 TC y Matt Barnes, el que menos sufrió, con 3 de 6 TC para 8 puntos y 5 rebotes.

Los Lakers lanzaron para un 41% de efectividad de campo, mientras que el Jazz para un 49%. He ahí la diferencia. Hay que saber entenderlo, pero cuesta perder así, cuando el equipo sólo jugó mal al dejarse estar con la ventaja de 19 puntos en el 2do cuarto.

El próximo partido de los laguneros es el domingo ante los Indiana Pacers en el Staples Center, donde buscarán recuperarse de esta caída y volver a la senda ganadora.

Go Lakers!!!

Resumen del encuentro



Mejores jugadas de los Lakers