viernes, 4 de febrero de 2011

Un triste final

En un partido no apto para cardíacos ni tampoco para los que les gusta el buen baloncesto, los Lakers perdieron por 89 a 88 ante los San Antonio Spurs, quienes se llevan la victoria gracias a un "tip-in" de Antonio McDyess.

Fue un partido muy mal jugado y tan reñido que la máxima diferencia fue de ocho puntos a favor de la visita. Y si bien ambos equipos tuvieron errores de todo tipo, el encuentro fue emocionante hasta el último segundo (literalmente) porque nunca se sacaron mayor distancia que esa. Los dirigidos por Phil Jackson fallaron nuevamente en la defensa del perímetro, y esta vez no respetaron en ningún momento a Richard Jefferson (18 puntos -7/12 TC y 4/8 en triples-), que se armó una fiesta detrás de la medialuna a pesar de la buena defensa de Ron Artest (13 tantos, -6/11 TC-, 5 rebotes y 2 robos) tanto hacia él como hacia Manu Ginobili (14 puntos, 5 rebotes y 8 asistencias).

En lo que sí se destacaron los Lakers esta noche fue en la zona pintada: vencieron a los texanos 42 a 32 en puntos en dicha area y 44 a 38 en rebotes, destacando que Pau Gasol (19 puntos -8/10 TC- y 7 rebotes), Lamar Odom (16 tantos, 6 rebotes y 3 asistencias) y Andrew Bynum (10 pts -4/7 TC-, 10 rebs, 6 asists y 3 tapas) fueron demasiado para Tim Duncan (8 pts y 8 rebs; 3/12 TC), McDyess (8 pts, 8 rebs y 5 asists) y DeJuan Blair (6 pts, 4 rebs y 5 faltas), más allá de que el final del partido muestre lo contrario.

El desenlace final fue digno de un partido entre los dos mejores equipos del Oeste (aunque no fue así el encuentro en general). Kobe Bryant (16 puntos, 9 rebotes y 10 asistencias), quien tuvo una floja primera mitad, comenzó a asistir a sus compañeros y, con un triple de Odom, los angelinos se acercaron a un punto a falta de un minuto para el final. Jefferson falló un triple, y en el otro costado, Gasol fue a la línea de libres para luego poner al frente a su equipo por un punto, con 22 segundos en el reloj.

La posesión final de los Spurs se transformó en tres posesiones, ya que Ginobili lanzó un triple y falló, pero McDyess tomó el rebote, que sirvió para que luego Tony Parkerc (21 puntos y un gran tercer período) penetrara y lanzara una flotadora que tampoco entró, y que en el rebote Artest la mande afuera y McDyess caiga encima de Gasol, que también cayó encima de Bryant, formando así un tumulto de gente debajo del aro. En mi opinión, en la penetración del base frances hubo una falta ofensiva bien extraida por parte de "Black Mamba" que los arbitros no observaron.

Con cuatro segundos para el final, el balón fue a manos de Duncan, quien sin saber qué hacer enfrentó a Pau y lanzó incomodo un gancho que tampocó ingresó, pero en el aire McDyess (ante un Lamar que se quedó mirando y no hizo el cerco defensivo) empujó la pelota y convirtió, dándole así la victoria a su equipo. Toda la banca lagunera, incluyendo Jackson, hizo el gesto de que fue interferencia ofensiva, mientras los jugadores de los visitantes corrían emocionados a abrazar al centro suplente desu equipo. La jugada fue revisada y los árbitros declararon victoria de los dirigidos por Gregg Popovic.

Fue claramente interfencia ofensiva, pero los jueces no la cobraron en primera instancia y cuando revisan la jugada en la mesa del control, sólo se pueden fijar si un lanzamiento fue a tiempo o no y de que mano la pelota se va de las lineas (en caso de que eso ocurriera), por ende el triunfo se fue para el conjunto con el mejor récord de la liga.

McDyess fue el héroe por haber anotado el punto de la victoria, además de haber tomado el rebote luego del triple de Ginobili, jugada que claramente mostró lo dormida que estuvo la defensa en el final y en el último cuarto, porque durante todo ese período los Lakers se dejaron estar mucho, otra vez.

Una derrota que duele por cómo sucedieron las cosas, pero en la que se dio mucha batalla ante el mejor de la liga. Aún así, habrá que ver cómo se digiere un plato tan fuerte como el de esta noche, que a más de uno no le dejará dormir por la frustración de saber que se estuvo muy, muy cerca de dar un paso importante hacia salir del mal momento que se atraviesa.

Hay que descatar que lo que le pedíamos a los alguneros lo cumplieron: Actitud. Faltó el básquet, pero las ganas y las garras estuvieron.

Ahora los Lakers no vuelven a jugar en el Staples Center hasta después del Juego de las Estrellas. Mañana ante los Hornets comienzan una gira de 7 partidos que incluirá visitas a Boston, New York y Orlando.

PD: ¡Felicitaciones a Pau Gasol por ser seleccionado para el Juego de las Estrellas!
Muchas de las elecciones de los técnicos fueron una verguenza.

Go Lakers!!!

Resumen del encuentro