sábado, 25 de diciembre de 2010

Dejá Vu


El día de hoy me recuerda al 25 de diciembre del año pasado cuando los guantes de goma caían sobre la duela del Staples Center en la derrota ante los Cleveland Cavaliers. Un Dejá Vu me vino a la mente. Los Lakers cayeron estrepitosamente ante el Miami Heat por 96 a 80 en un partido en donde el Heat jugó extraordinariamente en ambos costados de la cancha y a los laguneros se los vio muy dormidos y con el ánimo por el piso.

El "Big Three" jugó literalmente a la perfección. Los números asustan. LeBon James concretó un triple-doble de 27 puntos (8/14 TC, 5/6 en triples y 6/6 TL), 11 rebotes y 10 asistencias, aparte de colaborar con 4 robos de balón. Chris Bosh sumó 24 tantos (11/17 TC) y 13 rebotes, mientras que Dwyane Wade (quién no jugó al 100%) finalizó con 18 puntos, 5 rebotes y 6 asistencias.

Ante estos números se hace difícil...

Kobe Bryant jugó muy bien a pesar de terminar con tan sólo 17 puntos en 6/16 TC. Fue el que más energía le brindó al equipo (junto con Lamar Odom), y ante las dobles marcas que le hacía la visita, siempre supo encontrar al hombre abierto. "Black Mamba" jugó 40 minutos y colaboró también con 6 rebotes y 7 asistencias.

Por otra parte, Pau Gasol tuvo un partido espantoso, en el que prácticamente podría decirse que no estuvo presente, o peor aún, que hizo todo mal. Desalmado, quejoso con los árbitros y sobre todo dando poca entrega, terminó con 17 puntos (8/17 en TC), 8 rebotes y 3 asistencias en 36 minutos. La verdad es que todavía no se entiende cómo Phil Jackson sigue castigando con tantos minutos al catalán, que sin dudas fue el peor de la cancha esta noche, lo cual fue contraproducente para el equipo.

Odom, que si bien tuvo sus errores, fue el más consistente de los Lakers junto a Ron Artest (8 puntos, 5 rebotes y 4 asistencias). "Candyman" terminó con 14 puntos y 9 rebotes, encestando 6 de sus 12 intentos al aro. Desde la banca, Andrew Bynum no jugó muy bien y sólo jugó 17 minutos, para terminar con 6 tantos (3/5 TC), 5 rebotes y la única tapa que logró todo el conjunto local. "Local" es un decir, ya que la afición del Staples Center nunca acompañó al equipo, sino que sólo protestó contra los árbitros (que por cierto tuvieron muchos "errores" a favor del Heat).
El resto de la banca estuvo regular, con Shannon Brown aportando 10 puntos y 5 rebotes. Matt Barnes jugó bastante ante LeBron porque Artest se llenó de faltas temprano y Steve Blake tuvo su peor partido como lagunero, con 0/5 en TC (todos triples) y una asistencia.

A pesar de que por la forma que se perdió pueden parecer similares, las derrotas ante los Bucks del martes y la de hoy ante Miami tienen una gran diferencia: contra Andrew Bogut y compañía el encuentro perdieron los Lakers, hoy lo ganaron los de South Beach.

Es verdad que los laguneros no jugaron bien, pero tampoco lo hicieron mal. La clave del cotejo fue la estupenda defensa de los comandados por Wade y James, no es casualidad que el marcador refleje sólo 80 puntos de los dirigidos por Jackson. Si a eso le agregamos las tremendas actuaciones ofensivas del trio más mediático de la liga... el resultado dificilmente puede ser otro más que una derrota.

La frustración que sentimos todos los aficionados es lógica, y se que la caída duele pero recuerden que sólo es una más en la columna de derrotas y que después del 87-102 ante los Cavaliers el año pasado, llegamos a las finales y obtuvimos el campeonato.

No hay que volverse loco, pero sí preocuparse por el mal rendimiento del equipo y por la frustraciones de los jugadores, que se pueden ver en las tres técnicas cobradas a Bryant en los últimos dos partidos.

Ahora se nos viene una parada difícil. Un Back-to-Back de visitante ante los Spurs y los Hornets el martes y miércoles respectivamente.

Ahora más que nunca hay que apoyar a los laguneros!!!

Go Lakers!!!

Resumen del encuentro