viernes, 8 de octubre de 2010

Declaraciones tras Lakers vs. Barça

Phil Jackson:"El Barcelona no tiene nivel para jugar en la NBA. Jugaron muy bien esta noche pero no creo que estén al nivel de nuestra competición, con tantos partidos, jugando día sí día no. No tienen capacidad física ni el tamaño de nuestros jugadores. No quiero menospreciar, han jugado muy bien, pero no están al nivel", concuerdo totalmente contigo Phil.
"Sabíamos que era un equipo muy físico y que jugaban con mucha fuerza, lo esperábamos. Pau no metió canastas en la segunda mitad por el buen trabajo defensivo del Barcelona. Ellos fueron muy eficaces y la diferencia se notó en nueve asistencias más que las nuestras"."Quiso volver a entrar (en referencia a Kobe Bryant). Los titulares habían jugado bien en el tercer período pero varias cosas que salieron mal impidieron coger ventaja".

Kobe Bryant:
"Me he criado jugando en Europa y estoy muy cómodo, es como mi segunda casa. Si algún día decido dejar la NBA, este club sería una de las grandes posibilidades, por su nivel y clase. Si no considerara al Barça, sería tonto".
"Estoy en desacuerdo (con jackson que dijo que el Barça no está al nivel de la NBA). Creo que es un equipo que ejecuta muy bien las cosas, trabajan muy bien, coordinados, con movimiento de balón, y en la NBA hay pocos equipos que lo hagan. Es un equipo que juega como una unidad, creo que sí podría competir. No estoy de acuerdo con Phil, pero, ¿qué sabré yo?", ironizó "Black Mamba".
"Creo que esperábamos un partido duro, físico, pero es que es así como entrenamos. Somos muy competitivos. Al ser un partido entre campeones de NBA y Euroliga, ambos salimos a ganar este honor pero no es importante. Habría que ver qué pasaría cuando estuviéramos más en forma".
El escolta aseguró que pidió jugar más para empezar a coger un ritmo de juego. "Los demás iban a entrar igualmente y pedí entrar porque quería tener más entrenamientos. Solo llevo tres y mi rodilla se siente bien y necesita tener movimientos. Aproveché la oportunidad para tener más minutos".

Pau Gasol: "Ha sido un partido muy competido, jugado a un buen nivel por ambos equipos. Creo que nosotros hemos notado falta de ritmo porque apenas llevamos una semana de entrenamientos. Esta gira por Europa ha sido demasiado fatigante para nosotros".
"La estancia en Barcelona ha sido maravillosa, muy agradable. Se han portado de forma maravillosa con nosotros. Hubiéramos querido ganar, pero se nota que estamos en pretemporada".
"Tienen un buen equipo (refiriendose al Miami Heat) y nosotros esperamos estar a la altura cuando nos enfrentemos. Será, como siempre, una temporada muy difícil con muchos equipos aspirando al título".

Xavi Pascual: "Nos llena de satisfacción y de orgullo aunque lo importante no era el resultado. No están en su mejor forma porque están en pretemporada".
Sobre que Jackson considera que el Barça no tiene nivel NBA: "Tiene su parte de razón pero nosotros jugaríamos de una manera diferente a como lo hacemos en Europa".
En refrencia a Gasol: "Es un jugador al que todo el mundo quiere y ha mejorado cada día desde que está en Estados Unidos para convertirse en el mejor jugador interior del campeonato".
De Ricky Rubio, que tuvo una pésima actuación, afirmó: "No tuvo su mejor día pero tiene que vivir estas cosas para que no le pasen más".

La ilusión de Barcelona


Los Lakers cayeron ante el Barcelona por 92-88 en un partido que fue vivido de manera completamente distinta por ambos bandos. Los dirigidos por Phil Jackson jugaron el partido tal cual era: uno más de la pretemporada, y el Barça y su gente se creyó que estaba disputando un Mundial de Clubes de baloncesto.

Hay que dejarlos vivir la ilusión... porque no es nada más que eso, una ilusión. El equipo español disfruta de un triunfo en un partido de pretemporada ante unos Lakers sumamente diezmados, como si hubiesen ganado unos Juegos Olímpicos.

Yendo al encuentreo en sí, los ibéricos encontraron la gran diferencia en la linea de tres puntos. Kobe Bryant y compañía estuvieron muy erráticos desde tercera dimensión sin encestar ni siquiera uno de sus 14 intentos, mientras que el Barça, con Juan Carlos Navarro como estandarte (25 puntos y 6 asistencias), encestó 12 de sus 38 disparos.

El encuentro comenzó parejo y la figura era el catalán Pau Gasol, que logró 13 de sus 25 puntos en el primer cuarto. Además el de Saint Boi capturó 10 rebotes y tuvo 2 asistencias. Sorprendió la forma en que el público local abuchaba a su ex jugador y las fuertes faltas que recibía de sus rivales.

Lamar Odom fue otro jugador con buen rendimiento en los laguneros y el que más estuvo en la duela. En 41 minutos, LO consiguió 12 puntos, 18 rebotes y 2 asistencias, ayudando de gran manera a Pau en la pintura, e inclusive llegó a jugar de pivot en una parte del cotejo.

"Black Mamba" jugó 24 minutos (más de lo que se esperaba), y a pesar de que se lo vio de mejor forma que ante los Timberwolves, todavía se lo nota falto de ritmo y con problemas en el dedo indeice de la mano derecha (el que se encuentra quebrado). KB24 no perdió su magía, pero ayer sólo pudo encestar 2 de 15 tiros de campo, peros sus 15 puntos se deben a que finalizó con 11 de 12 en tiros libres.

Se vivieron momentos tensos por la provocación de los jugadores de Barcelona, en especial Pete Mickeal, quien tuvo una muy buena actuación (26 tantos, 13 rebotes y 7 asistencias), pero que no paró de prepotear a los laguneros y de quejarse ante los árbitros (es verdad que los jueces no tuvieron una buena tarde).

Un momento tenso en particular fue cuando Kobe le hizo un amague a Mickeal y éste -no acostumbrado a estos movimientos de Bryant- cayó salvajemente en la trampa, extrayéndosele la falta junto con el espectacular doble. ¿Qué hizo Mickeal? En vez de conservar el poco honor que le dejó la estrella angelina, fue a apresurarlo... sí, en un partido de pretemporada. Lo mismo sucedió en el caso de "la Bomba" Navarro, que constantemente buscó pelea, generando discusiones y faltas técnicas.

En un encuentro parejo durante los 48 minutos, sobre el final el marcador se definió por pocos tantos a favor de los locales, a base de tiros libres convertidos y dos triples que Kobe erró sobre el final en el intento de acercarse.

Párrafo aparte y particular merece el duelo entre Derek Fisher y Ricky Rubio, siendo éste último considerado una maravilla del deporte (es el jugador más joven que se haya drafteado en la historia de la NBA, siendo clase 1991) pero que en este partido se las tuvo que ver con el co-capitán marcándolo tan intensamente que lo limitó a la nada misma en los 17 minutos que disputó en cancha. Fisher, en 30 minutos, aportó 12 puntos, 2 asistencias y 1 robo.

Así termina el tour europeo de los bicampeones, con dos derrotas. Ahora por fin pueden volver a Los Angeles y entrenar como Dios manda, con vistas al verdadero objetivo, el que importa: el Three-Peat.

Resumen: