sábado, 21 de enero de 2012

Una derrota que preocupa


Los Lakers definitivamente no se sienten cómodos en el estado de la Florida. Tras perder contra el Heat, ayer cayeron en Orlando ante el Magic por 92 a 80 regresando con un récord de 0-2 de su viaje por el Este de los Estados Unidos.

La primera mitad contra los dirigidos por Stan Van Gundy fue desastrosa y humillante. Hacía mucho tiempo que no veía jugar tan mal a los angelinos. Tras los primeros 24 minutos perdían por 17 puntos (31-48) encestando un 29% TC y un 12.5% T3. Además perdían en todos los rubros: Rebotes: 20-28, puntos en la pintura: 10-16, puntos de segunda chance: 0-6, puntos de contragolpe: 2-9.

Dolían los ojos de ver a los Lakers sin poder encestar un sólo lanzamiento. Ya es más que obvio que el sistema ofensivo de Mike Brown no les sienta cómodo a los jugadores, si es que alguno lo entiende. El técnico lagunero debería dejar el discurso de que "la defensa es lo que importa, el ataque va a llegar en algún momento" y ponerse a trabajar en el costado ofensivo. La popular frase "la defensa gana campeonatos" es mentira. Para levantar el Trofeo Larry O'Brien se necesita ser el mejor en ambos costados de la cancha.

La visita mejoró en la segunda mitad y los locales hicieron mal en creer que el encuentro había terminado. Los Lakers se acercaron en el marcador en muchas oportunidades, llegando a estar a inclusive a 8 puntos de diferencia, pero cada vez que eso sucedía aparecía un triple salvador o Dwight Howard en su esplendor para volver a estirar la ventaja.

El pivot del Magic controló a Andrew Bynum desde el salto inicial. El centro angelino nunca pudo defenderlo y estuvo con problemas de faltas durante todo el cotejo. Sus números (10 puntos y 12 rebotes) no son malos pero su actuación sí lo fue. Howard fue la figura del partido y consiguió otro 20-20 en la temporada. Finalizó con 21 tantos y 23 rebotes.

Si alguien dudaba entre quien es mejor entre estos dos pivots, ayer evacuó esas dudas.

Una de las claves del Magic para llevarse el triunfo fueron los triples. Se encuentran con un récord de 7-0 cuando encestan 10 triples o más en un encuentro. En este partido anotaron 12 de 27 intentos (44%).

Kobe Bryant fue el único jugador angelino con una actuación aceptable en la primera mitad y cerró una buena actuación. Concluyó con 30 puntos (11/22 TC), 3 rebotes y 8 asistencias.

Pau Gasol tuvo una primera parte para olvidar rápidamente fallando sus 5 intentos al aro. Pero después se recuperó y defendió mejor a Howard que Bynum. 13 tantos, 10 rebotes y 3 asistencias fueron sus números finales.

Los Lakers cuentan con la banca menos productiva de la liga, de eso no hay ninguna duda. promedian menos de 20 puntos por encuentro y ayer sólo sumaron 12.

Si los suplentes no mejoran su juego y el equipo no empieza a encestar algunos triples (se encuentran últimos en la liga con un 25.7%) el triunfo va a ser casi imposible dependiendo sólo de un milagro que venga de las manos de Kobe.

El próximo encuentro será el domingo de vuelta en Staples Center, cuando los Indiana Pacers visiten L.A.

Go Lakers!!


Resumen del encuentro


Mejores Jugadas de los Lakers