miércoles, 9 de marzo de 2011

Invictus Lakers


Los Lakers consiguieron una convincente victoria ante los Hawks en Atlanta por 101 a 87 y se mantienen invictos tras al Juego de las Estrellas con un récord de 8-0.

Otra vez la clave del triunfo lagunero fue el juego interno. Andrew Bynum jugó, como en los últimos tres partidos, de manera espectacular dominando la llave por completo. El jóven pivot de 23 años sumó 16 puntos (8/10 TC), 16 rebotes, 3 asistencias y 3 tapas. "Drew" suma 50 rebotes en los últimos tres cotejos. Si a esto le sumamos la muy buena y consistente actuación de Pau Gasol (14 tantos, 11 rebotes, 5 asistencias y 2 robos de balón) no sorprende que los Lakers hayan vencido a los Hawks 44-20 en puntos en la zona pintada y 43-38 en rebotes.

Además, Ron Artest (7 tantos y 3 asistencias) defendió excelentemente a Joe Johnson (11 puntos; 4/14 TC y 1/5 en triples), y Derek Fisher tuvo una buena performance de 11 tantos (4/8 TC) y 3 asistencias.

Por su parte, Kobe Bryant sigue acompañando la levantada de su equipo y otra vez fue el jugador con más puntos del encuentro. "Black Mamba" terminó con 26 tantos, 6 rebotes, 4 asistencias, un robo y una tapa, y se convirtió en el sexto mayor anotador de la historia de la NBA superando a Moses Malone.

Los conducidos por Phil Jackson siguen en un gran nivel y el próximo rival será, nada más ni nada menos, que el Miami Heat que viene con muchos problemas y cinco derrotas consecutivas.

Antes del partido de ayer, el entrenador angelino no se pudo contener y habló sobre el Big Three.

Erik Spoelstra, técnico del Heat, había manifestado que después de la derrota de su equipo ante los Bulls el domingo, en el vestuario sus jugadores se pusieron a llorar. Esto es lo que dijo Jackson al respecto: "Esto es la NBA: Los niños no están permitidos. Los niños grandes no lloran. Pero, si lo hacen, háganlo en el baño donde nadie los pueda ver".

Bryant fue un poco más diplomático: "Ellos tienen sus propios problemas allí. Cada equipo tiene problemas. En este punto de la temporada, si no tienes problemas, no eres un equipo. Todo el mundo responde a la adversidad de manera diferente, eso no hace que uno lo haga bien y el otro lo haga mal. Es la forma en que uno se recupera. Esa es la verdadera marca de un equipo", a lo que continuó: "Les di una respuesta honesta. Todo el mundo responde de manera diferente. Si los muchachos están llorando en el vestuario, los muchachos están llorando en el vestuario. Eso no significa que sean tontos. Eso no significa que sean suaves. No significa nada".

¿Que mejor que ganarle al Heat y hundirlo aún más?... Ojalá nos traigamos un triunfo de South Beach.

Go Lakers!!!

Resumen del encuentro