martes, 28 de diciembre de 2010

Kobe enojado con sus compañeros


Luego de la derrota ante el Miami Heat en Navidad, Kobe Bryant terminó furioso con sus compañeros por el mal desempeño y el poco compromiso que hubo en la duela.

"Es como si estos partidos les importaran más a nuestros oponentes que a nosotros", dijo después del partido. "Creo que necesitamos esa dirección. Jugar más enfocados y poner más énfasis en estos juegos. No me gusta... Sabemos lo que somos capaces de hacer, así que OK, hagámoslo. Debemos ir por eso".

"El partido es lo más importante", continuó "Black Mamba" luego de registrar 17 puntos (6/16 TC), 6 rebotes y 7 asistencias en 40 minutos de juego. "Debes enfocarte en eso. Debes jugar cada encuentro como si fuera el último. Debes estar atento a lo que está pasando. Esto es cosa seria. Uno no tiene dos anillos y simplemente dice 'OK, es suficiente, estamos satisfechos con lo que tenemos.' No voy a permitir ese desliz. Tenemos que conseguirlo sobre la marcha. Es tu trabajo. Muestrate y trabaja. Debes aparecer y hacer tu trabajo".

Ayer los Lakers realizaron una práctica de tiempo completo en donde Bryant participó activamente con sus compañeros en los scrimmage (partidos de 5 contra 5), algo inusual ya que nunca juega en los entrenamientos con el equipo titular.

"Debes trabajar en la práctica", continuaba luego del partido de Navidad. "Debes mostrarte y jugar. Debes prestar atención a los detalles. (El mensaje) será enviado (a sus compañeros de equipo). Se los voy a meter en la cabeza hasta que lo entiendan. Voy a patear algunos traseros".

Phil Jackson contó que durante la práctica de este lunes Kobe estuvo muy activo con sus compañeros y también fue muy duro con ellos.

"Fue agresivo", manifestó el entrenador lagunero, quien definió el entrenamiento como "irritado" y con malos humores. "Él estaba jugando. Estaba en la cancha. Eso en sí mismo fue un poco diferente. No oí nada verbal. Él sólo salió y jugó duro".

Ron Artest comentó que Kobe "simplemente está concentrado en el entrenamiento y el equipo", mientras que Lamar Odom le dijo a los reporteros "pregúntenle a él", cuando le consultaron sobre lo duro que estaba siendo Bryant con sus compañeros.

Jackson apoyó las declaraciones del astro angelino, sobre todo en cuanto a las "distracciones", sin ser específico. Por esto último, Bryant insinuó que la campaña de Artest con la rifa de su anillo para fines de caridad fue una distracción para éste.

"No tuve la oportunidad de dejar que sea una distracción, porque sólo jugué 20 minutos", espetó enojado Ron, quien tuvo problemas de faltas temprano en el juego. "Trabajo extremadamente duro en la defensa y soy el último en salir del gimnasio todos los días. El juego es muy importante".

Pero esta no es la primera vez que hay discusiones entre los laguneros por la entrega en los partidos. A principios de noviembre, luego de una sorprendentemente ajustada victoria ante los Wolves, Derek Fisher llamó al juego de los Lakers como "irresponsable, desconsiderado e irrespetuoso". "Hubo un aire de complacencia, de arrogancia, de 'No tenemos que jugar tan duro como el otro equipo para ganar' que no me gustó", decía "El Presidente" por ese entonces.

Todo parece indicar que la derrota ante el Heat en Navidad, que vino luego de una aún más penosa derrota ante los Bucks el martes pasado, fue un baldazo de agua fría para que los bicampeones aunque sea tomen conciencia de lo mal que están haciendo en menospreciar a los rivales ante el nivel de superioridad que tienen tras haber conseguido llegar a Las Finales en los últimos tres años. Por lo menos hay autocríticas, que es el primer paso para mejorar.

"Uno escucha sus preocupaciones y trata de ejecutar lo que ellos quieren ejecutar", dijo Artest sobre los comentarios de Fish y Kobe. "Obviamente, tienen cinco anillos cada uno, y ése es el objetivo al que todos apuntamos, así que hay que escucharlos y tener en consideración que estos tipos saben de lo que están hablando".