martes, 5 de abril de 2011

Fue sólo un susto


El domingo no sólo fue un día para el olvido por la derrota ante los Nuggets que acabó con la racha de nueve victorias al hilo, sino porque tanto Andrew Bynum como Pau Gasol sufrieron sendas lesiones en sus rodillas. El jóven pivot debió dejar el juego por orden de Phil Jackson (aunque el centro asegura que podía volver), mientras que el catalán decidió seguir a pesar de los dolores que lo aquejaban.

No obstante, tras la práctica del lunes, se supo que ambos están relativamente bien, pero no al 100%.

"Estoy bien, muy bien. Fue como una prevención. Es loco, ¿no? Tenía el soporte puesto, que fue lo que me salvó", sentenció Drew, que además afirmó que podrá jugar hoy ante Utah Jazz sin ningún problema.

Por su parte, Pau -que se lesionó la rodilla tras una aparatosa caída después una falta de Nenê- fue examinado por el médico del equipo, Dr. Steve Lombardo, y una posterior resonancia magnética determinó que el ex Grizzlies sufre una contusión ósea, por lo cual está catalogado como "día a día".

"Me siento bien", manifestó Gasol, que por precaución no practicó el lunes por la tarde. "Creo que una actitud positiva ayuda al cuerpo. Espero que ése sea el camino. Actualmente me siento un poco mejor de lo que me sentía anoche, lo cual es algo bueno. No estoy al 100%, pero puedo lidiar con eso".

Fue un susto enorme el que nos llevamos el domingo viendo a estos dos valuartes saliendo del Staples Center doloridos. Por suerte no pasó a mayores y ojalá que no tengamos que vivir lesiones en esta etapa tan importante de la temporada.