lunes, 7 de noviembre de 2011

Veinte años y muchos más


Hay momentos que uno puede recordar perfectamente. No necesariamente tienen que ser ocasiones felices, sino instantes que generan un impacto profundo en el corazón. Un día como hoy, pero hace 20 años atrás, se producía uno de estos momentos.

Earving "Magic" Johnson se subió a un estrado el 7 de noviembre de 1991 y anunció su retiro del baloncesto profesional "debido al virus del HIV que había adquirido". El mundó quedó atónito.

En aquel tiempo, la educación sobre la condición era excasa. Pocos sabían en aquellos días que adquirir el virus que produce el SIDA no significaba que Jonhson padecía ya del SIDA, que significa el Síndrome de Inmuno-Deficiencia Adquirida. En esa época se pensaba que se contagiaba la enfermedad con el simple hecho de compartir la vida cotidiana con la persona afectada.

Era tan pobre la información que se tenía por el comienzo de la década del '90 que muchos aventuraron de que el mejor jugador de baloncesto del momento no llegaría a vivir hasta los 40 años. A la fecha ya disfrutó de 52 primaveras y vivirá muchas más.

El mejor base de la historia aprovechará el vigésimo aniversario del día en el que anunció al mundo que se retiraba del básquetbol tras haber contraído el virus HIV para desplegar una iniciativa en contra de la mencionada epidemia.

El Staples Center será testigo de una conferencia de prensa donde el astro angelino dará a conocer los detalles de la nueva Fundación Magic Johnson. Aprovechará para relatar cómo ha sido la travesía de su vida durante los pasados 20 años e informará la estrategia de la nueva fundación para promover medidas de prevención relacionadas al virus HIV y el SIDA. La entidad trabajará además con la educación sobre la enfermedad y fomentará la implementación de medidas preventivas en las comunidades.

Seguramente si buscamos en un diccionario los sinónimos de Magic Johnson encontraríamos: Esperanza, alegría, fortaleza, lucha, compromiso, entrega, garra y muchísimos adjetivos calificativos más.

Un hombre que siempre enfrentó los problemas con entereza y con una sonrisa, que nunca dejó de ayudar y colaborar por la causa, poniendose en el rol de embajador. Magic Johnson es un ejemplo, no sólo como jugador de baloncesto, sino, más importante aún, como persona.