jueves, 18 de noviembre de 2010

Gasol: "Soy demasiado bueno, me falta mala leche"


El catalán Pau Gasol reconoce que su debilidad es "ser demasiado bueno", algo que le pasa factura en la NBA, donde está firmando el mejor arranque de temporada de su carrera.

"Peco de ser demasiado bueno. Y, a veces, hay que tener mala leche. Soy demasiado caballero en la cancha, demasiado gentil. En la NBA, a veces, me han llamado blando (fundamentalmente después de las finales ante los Celtics en el 2008). Pero resulta que, cuando llegué, tuve que jugar en una posición que no era a la que estaba acostumbrado, y me tocaba vérmelas con auténticos armarios. En fin, a veces soy demasiado benévolo", confiesa el jugador de Sant Boi en declaraciones a la revista "XL Semanal", una entrevista realizada por niños de 11 y 15 años.

El hoy pivot lagunero confiesa que el primer deporte que practicó no fue el baloncesto. "El primero fue el rugby. Y el primero que vi fue el fútbol. Mi abuelo me llevaba a ver los partidos del Espanyol. Luego, me apunté a baloncesto y con ocho jugué mi primer partido federado. Y, como se me daba más o menos bien, seguí jugando... y aquí estamos", relata.

El nº 16 de los Lakers también confiesa que hubiera sido médico de no haber sido jugador de baloncesto. "Yo iba para médico. De hecho, empecé la carrera, pero no podía compatibilizarla con el baloncesto. Mi madre es doctora y mi padre, enfermero, así que me viene de familia", afirma categóricamente Gasol.

"Recuerdo cuando se anunció que 'Magic' Johnson era seropositivo. Yo debía de tener diez u once años y ya veía por la televisión los partidos de la NBA y me impactó muchísimo. Y quería hacer algo, quería contribuir a encontrar un remedio para el sida. Y lo único que se me ocurría era hacerme médico", desvela el internacional español.

Triunfo y sonrisas para los Lakers en Detroit


Después de un turbulento y tormentoso viaje en avión hasta llegar al que Phil Jackson denominó "el peor aeropuerto del país" por su pista de aterrizaje de un sólo carril, en Michigan, los Lakers vencieron de punta a punta por 103 a 90 a los Pistons en el Palace de Auburn Hills y conseguieron su décima victoria de la temporada.

El partido empezó con un ida y vuelta en las anotaciones, aunque los Lakers ya dominaban de entrada el juego. No obstante, un hecho particular cambió completamente el panorama por el resto de la noche: en el que quizás fue el gesto más severo del arbitraje de la NBA en muchos años, Richard Hamilton fue expulsado a menos de cinco minutos de comenzado el primer período tras una doble técnica por protestar. La cuestión fue muy confusa, ya que a Hamilton se le pitó una falta inexistente contra Kobe Bryant, por la cual se quejó abiertamente para luego recibir la técnica por parte de uno de los jueces, que no dudó en echarlo de la cancha. Previamente Kobe le había propinado un codazo aún más grotesco a Hamilton que fue ignorado por los de gris, que siguen dando qué hablar en cuanto a las categóricas determinaciones basadas en la bendita nueva regla del "callate y juega". Es hora que la liga reeplantee esta regla ya que no beneficia a nadie, ya que supuestamente se hizo para que los árbitros no esten tanto en el ojo de la tormenta pero lograron todo lo contrario. Stern tomá nota, esto no da para más.

Volviendo al partido, "Black Mamba" arrancó encendido y se mantuvo de esa manera durante todo el encuentro. Jugó sólo 31 minutos y se sentó en la banca todo el último período ya que el cotejo había terminado poco después de iniciado el tercer cuarto. El astro angelino finalizó con 33 puntos (11/20 TC y 14 en el primer período), además de bajar 9 rebotes, repartir 4 asistencia y robar 2 balones.

Pau Gasol en la misma línea de efectividad, brillantez y producción lo apoyó con otro doble-doble, el quinto consecutivo desde que logró su primer triple-doble y el noveno en lo que va de temporada, al conseguir 25 puntos y 12 rebotes. El jugador de Saint Boi disputó 33 minutos para anotar 10 de 17 tiros de campo y 5-5 desde la línea de personal, repartir una asistencia, recuperar un balón y poner un tapón.

No hubo nada más rescatable más allá de una supuesta lesión en el tobillo derecho de Tracy McGrady (3 puntos y 2 rebotess en 15 minutos) luego de que Shannon Brown (4 tantos y 4 faltas en 16 minutos) se le caiga encima después de cometerle una infracción. Después, fue puro Showtime y baile lagunero.

Por primera vez en muchos partidos los angelinos se enfocaron en la defensa. A pesar de que los Pinstons no estivieron efectivos, los sólo 90 minutos de los locales se seben a una dura defensa lagunera, que no se veía desde la temporada pasada.

Lamar Odom volvió a colaborar como él sabe hacerlo. El pivot de la selección de Estados Unidos en el Mundial de Turquía finalizó con 15 puntos en 5/8 TC, 14 rebotes y 4 asistencias.

La banca lagunera no aportó practicamente nada, pero sí completó los minutos basura de la segunda mitad luego de que los Lakers liquidasen el juego ni bien empezó el 3er período, llegando a estar ganando por 26 puntos de diferencia.

Los Pistons fueron liderados por Rodney Stuckey (18 puntos, 4 rebotess y 2 robos), Tayshaun Prince (13 tantos y 6 rebotes) y Austin Daye (12 puntos y 7 rebs). Por los bicampeones, Derek Fisher contribuyó con 5 puntos y lideró al equipo en asistencias, con siete.

Fue por lejos el partido más sencillo de la temporada para los dirigidos por el Maestro Zen. En otro rubro que se destacaron los Lakers fu en los rebotes que a pesar de que la mayoría se los capturó en dos tiempos, los laguneros vencieron a los locales por 55-41, destacándose la ya mencionada combinación explosiva de Odom y Gasol, que hizo al equipo olvidarse que ni Andrew Bynum ni Theo Ratliff están disponibles para proteger los tableros.

La gira continúa este viernes, cuando Minnesota reciba a los Lakers para que Kurt Rambis y su enrachado Kevin Love vuelvan a poner a prueba a los angelinos. El partido es a las 20:00 ET y 22:00 horas de Argentina

Los Lakers obstentan un récord de 10-2 que los haría estar primeros en la conferencia si no fuera por el gran inicio de temporada de los New Orleans Hornets y los San Antonio Spurs.

Phil Jackson deberá segiur pensando como reparte los minutos de la posición de pivot, ya que Bynum con firmó que recién estará cerca de navidad.

Go Lakers!!!


Resumen del encuentro



Mejores jugadas de los Lakers