martes, 15 de febrero de 2011

Bynum enojado con todo

La derrota ante los Charlotte Bobcats hizo que todo Lakerland este preocupado y avergonzado, pero a Andrew Bynum también lo dejó muy enojado.

Tras el partido, el jóven pivot se encontraba sentado inclinado hacia adelante en el ultra silencioso vestuario visitante mirando a los periodistas con los ojos bien abiertos.

Cuando se le presentaron las preguntas acerca de la pobre defensa de los laguneros y el hecho de haber perdido ocho de los últimos 10 encuentros ante los Bobcats, Bynum no dudó en sacar a la luz todas sus quejas, que incluyen su poco tiempo de juego, la mínima cantidad de tiros que lanza y el casi nulo esfuerzo de sus compañeros.

"Estuve ahí afuera jugando duro, hombre. En la segunda mitad realmente no entre al juego", dijo el centro angelino refiriendose al poco tiempo que estuvo en la duela en los 24 minutos finales.

El nº 17 de los Lakers jugó sólo 23 minutos y 8 segundos, en los que encestó 9 puntos y lanzó nada más que 6 veces al aro. En la segunda parte, participó en 8:07 (sólo intentó un lanzamiento) y no ingresó en el último período.

"Siento que salí en la primera mitad y lo hice bien. En la segunda sólo jugué alrededor de seis minutos sin toques y sin oportunidades", manifestó Bynum.

Los dirigidos por Phil Jackson perdieron dos partidos consecutivos por dobles dígitos: 109-89 ante los Bobcats y el domingo cayeron por 14 ante el Orlando Magic.

"No , hombre, pero nuestra defensa se vio mal ahí afuera", comentó el pivot. "Nos miramos mal. Eso es todo lo que puedo decir sobre el juego. No fue buena. Ya sabes cómo normalmente preguntan, '¿Se puede tomar algo de esto?' No, no podemos sacar nada de éste. Este fue una patada en el culo ".

Los periodistas le preguntaron al enojado pivot cual es la manera de salir de esta mini racha de derrotas.

"Ganando un partido", dijo él.

¿Como los Lakers van a hacer esto?

"Jugando fuerte".

¿Es una cuestión de esfuerzo?

"Parece ser".

Humillación total


Los Lakers cayeron humillantemente ante los Charlotte Bobcats por 109 a 89 en el Time Warner Cable Arena ayer por la noche, en un partido en que no jugaron a prácticamente nada. Los bicampeones reinantes de la liga, además de haber jugado el peor encuentro de la temporada, no estaban en su noche, mientras que a los locales les salió todo, en especial en la segunda mitad.

Imáginense que mala fue la actuación del conjunto angelino que hasta en el juego interno los dirigidos por Paul Silas fueron superiores. Nazr Mohamed (16 puntos -7/11 TC- y 3 rebotes), Boris Diaw (16 tantos -5/9 TC- y 3/6 en triples) y Kwame Brown (8 puntos y 8 rebotes) superaron a las paupérrimas actuaciones de Andrew Bynum (9 tantos y 6 rebs) y Lamar Odom (9 puntos y 4 rebotes), quienes no tuvieron la garra que sí tuvieron sus rivales.

Quiero remarcar que lo de arriba no fue un error de tipeo. Aunque no lo crean Brown jugó bien, lo que demuestra que le salió todo al equipo local.

Pau Gasol fue el único (por destacar a uno) que tuvo una "aceptable" noche. El catalán no mostró garra y ganas de ganar, pero finalizó con 17 puntos (6/9 TC), 10 rebotes, 5 asistencias y 2 robos.

La defensa de los Lakers fue tremendamente horrible. Ya es común en los laguneros ver una floja actuación defensiva en el perímetro, pero en este caso se puede decir que, literalmente, no hubo defensa en ningún momento y en ningún lugar.

Los tres bases de Charlotte -DJ Augustin (7 tantos y 9 asistencias), Gerald Henderson (18 puntos -6/9 TC-, 4 asistencias y 4 rebotes) y Shaun Livingston (9 puntos y 4 asistencias)- desequilibraron todo intento de defensa angelina, tanto interior como exterior, e hicieron lucir muy mal a Derek Fisher y Steve Blake.

Henderson se merece un párrafo aparte ya que sacó de sus cabales a Kobe Bryant. Hizo parecer al astro angelino un novato y lo superó toda la noche.

A pesar de todo esto, el jugador del partido fue Gerald Wallace. El alero de los Bobcats superó la buena noche de su marcador Ron Artest (10 puntos, 5 rebotes y 5 asistencias), fue el alma de su equipo y anotó 20 puntos en 9/16 TC y 2/4 en triples, aparte de atrapar 11 rebotes.

Otro factor importantísimo de la noche fueron los suplentes: la banca local anotó 49 puntos contra 27 de los reservas laguneros.

"Black Mamba" intentó dar la cara por los Lakers pero, al igual que sus compañeros, no se encontró con el aro ni con el juego, ya que el nivel de los Bobcats fue muy superior. Kobe anotó 20 tantos y atrapó 5 rebs, pero tuvo 5 faltas, 5 pérdidas y un 8/20 en tiros de campo.

Esta es la peor derrota de los Lakers en la temporada tanto estadísticamente como visualmente. Se perdió por 20 puntos (el récord de la campaña 2010-11 era de 19 ante los Grizzlies) y no se hizo nada bien.

"Me siento avergonzado de lo que hemos hecho. Ya está, solamente diré que estoy muy decepcionado con nuestra actuación", dijo Phil Jackson tras el encuentro.

Tamos todos de acuerdo con vos Phil.

Go Lakers!!

Resumen del encuentro