sábado, 13 de marzo de 2010



Van recuperando la memoria

Los Angeles Lakers (48-18) derrotaron el viernes por la noche 102-96 a los Phoenix Suns (40-26) y evitaron lo que hubiera sido su cuarta derrota consecutiva en condición de visitante.
El equipo angelino prevaleció en un partido donde prevaleció el contacto físico, la dura defensa y el buen movimiento de balón llevado a cabo por el equipo dirigido por Phil Jackson.
“Tomamos lo que ellos nos dieron. Cuando doble marcaban cubrimos bien los espacios, movimos el balón y tomamos tiros abiertos”, declaró Kobe Bryant quien finalizo con 21 puntos, 10 rebotes y 8 asistencias.
Los Lakers tuvieron certeros a la hora de lanzar (49% en tiros de campo) y se repartieron la pelota adecuadamente ya que los cinco titulares encestaron entre 15 y 21 tantos.
Cuando quedaban 5:06 por jugarse en el partido, el técnico de los Suns, Alvin Gentry, fue expulsado por el árbitro Mike Callahan tras protestar por el no cobro de una falta flagrante sobre Pau Gasol, quien impactó duramente contra el rostro de Lou Amundson, quien dejó en claro que el español no es un jugador sucio: “Fue una falta fuerte pero no creo que Gasol sea un jugador sucio ni nada. Sólo quiso jugar la pelota”.
Al ser consultado por la acción, Ron Artest respondió entre risas: “Si hubiese sido yo (quien cometiera la infracción) definitivamente hubiesen cobrado Flagrante de grado 2”.
“Estaba listo, era un partido importante para nosotros. Ellos están peleando por la ventaja de localía en la postemporada y nosotros por escalar posiciones en el oeste. Dejamos todo en la cancha, pero son los campeones defensores y jugaron realmente bien haya afuera”, manifestó el ala- pívot estadounidense Amare Stoudemire quien finalizo con 29 puntos (17 en el primer cuarto) y 16 rebotes.
Ahora los Lakers deberán enfrentar a los tres peores equipos del oeste (Warriors y Kings de visitantes y Timberwolves de local) y recibir al golpeado Washington Wizards. El calendario favorece a un equipo que necesita ganar para recuperar la confianza y el buen juego característico de un equipo de elite, y así acercase a los Cleveland Cavaliers quienes tienen una ventaja de tres juegos en busca del mejor record de la liga mirando hacia la postemporada.