miércoles, 6 de abril de 2011

Dolor de ojos


Hace mucho que no veía jugar tan mal a los Lakers como lo hicieron en la caída de ayer por 86 a 85 ante el Jazz en el Staples Center. Me tengo que remontar a la época en donde Smush Parker y Chris Mihm eran titulares en los laguneros para encontrar una ofensiva tan pobre y una ausencia en los tableros sumamente llamativa. Esta desastoza actuación angelina le permitió conseguir el triunfo a un equipo muy litimado como lo es el de Utah.

Los conducidos por Phil Jackson atacaron muy mal durante todo el partido. Si hubo un motivo por el cual se mantuvieron al frente en el marcador durante gran parte del encuentro, fue porque el rival era muy débil y porque hasta mediados del tercer período jugaron una aceptable defensa, liderada por Ron Artest (9 puntos, 7 rebotes, 3 robos y 4 tapas) y Andrew Bynum, quien logró el récord de su carrera en rebotes, con 23, más 12 tantos y 4 bloqueos.

Los locales lanzaron para un 37.8% TC, mientras que el Jazz alcanzó el 40%, aunque estos también tuvieron un juego cargado de impresiciones.

Ninguno de los dos conjuntos se mereció ganar el encuentro, ambos hicieron lo posible por perderlo.

El novato Gordon Hayward superó durante toda la noche a Kobe Bryant en ambos costados de la cancha y además logró su marca personal en anotaciones con 22 puntos (9/14 TC), a los que sumó 6 rebotes, 5 asistencias y 2 robos. Paul Millsap fue el mejor de su equipo en el peor momento (primera mitad) y finalizó con 22 tantos, 7 rebotes y 2 tapas. El base Earl Watson fue muy productivo y colaboró con 11 puntos, 8 rebotes y 6 asistencias, todo esto a pesar de que no hizo el calentamiento previo al cotejo.

Los dirigidos por Tyron Corbin jugaron muy mal pero se destacaron en la entrega y la superioridad a la hora de querer ganar el encuentro.

Por su parte, los laguneros tuvieron el punto de quiebre a comienzos del último período, cuando -entre pérdidas no forzadas y mala selección de tiro sumada a una ahora peor defensiva- demostraron no estar a la altura para medirse en un duelo cerrado ante este equipo, a pesar de todas sus ausencias: Devin Harris, Andrei Kirilenko, Ronnie Price, Raja Bell, Mehmet Okur e incluso Kyrylo Fesenko.

Pau Gasol fue uno de los más consistentes en ofensiva (como siempre), pero no aportó nada en el costado defensivo. El catalán finalizó con 19 puntos, 5 rebotes, 4 asistencias y 2 tapas.

Los suplentes laguneros no aportaron casi nada. Sólo se pueden destacar las 5 asistencias de Steve Blake y un buen juego estadístico de Lamar Odom (11 tantos, 8 rebotes y 2 bloqueos), pero que no influyó en el colectivo del equipo.

El partido de "Black Mamba" fue para el olvido. Fue superado por Hayward toda la noche y no estuvo efectivo ni a la hora de anotar, ni para defender y para asistir a sus compañeros. Finalizó con 20 puntos, 3 rebotes, 5 asistencias y 7 pérdidas de balón. No sólo esto, en la última pelota del partido con el Jazz arriba 86-85 y con 6 segundos por jugar, se le resbaló la pelota de las manos y no pudo lanzar el jumper que le hubiese dado el triunfo a los locales. Igual hay que destacar que antes metió dos triples espectacules y le extrajo una falta ofensiva a su marcador.

La ilusión de treminar en los más alto de la Conferecia Oeste se esfumó, a pesar de que todavía quedan chances matemáticas. Los Lakers (55-22) se encuentran a 3.5 de San Antonio (59-19) y a los texanos les quedan tres encuentros muy fáciles además del enfrentamiento entre ambos.

Los conduciods por Jackson tienen la chance de tomarse revancha esta noche cuando visiten e los Golden State Warriors.

Go Lakers!!!

Resumen del encuentro



Mejores jugadas de los Lakers