miércoles, 23 de febrero de 2011

Se "arrancó" de la mejor manera

Buen comienzo de la "segunda mitad de temporada" para los Lakers que derrotaron muy facilmente y por paliza de 104-80 a unos Atlanta Hawks que llegaron al Staples Center pensando que estaban todavía en las festividades del Fin de Semana de las Estrellas.

Esta vez no hubo necesidad que Kobe Bryant tuviese trabajo extra ni que Pau Gasol surgiese con los puntos clave, ya que simplemente se limitaron a jugar un buen baloncesto de equipo y una asfixiante defensa, que fueron suficiente para conseguir la cómoda victoria que rompe una racha de tres derrotas consecutivas y los deja con marca de 39-19.

"Black Mamba" fue, como de costumbre, el líder encestador del partido al conseguir 20 puntos (aparte de sus 3 rebotes, 5 asistencias y 2 robos) y así encabezar una lista de cinco jugadores angelinos que tuvieron dobles dígitos. Fue un partido en el que Phil Jackson le dio descanso a los titulares e hizo jugar a los 12 jugadores de la plantilla para que cada uno de ellos consiguiese como mínimo dos tantos.

Gasol, por su parte, aportó un doble-doble de 14 puntos (4/9 TC) y 10 rebotes, todos defensivos, en los 34 minutos que estuvo en la duela del Staples Center. A parte colaboró con 4 asistencias y 2 tapas.

El pívot Andrew Bynum fue el mejor bajo los aros al capturar 15 rebotes, mientras que el escolta Shannon Brown, con 15 puntos y jugadas espectaculares, fue el mejor reserva del encuentro.

El partido no tuvo ninguna historia al quedar sentenciado desde la primera parte cuando se llegó al descanso con un parcial de 54-33 y unos Hawks que no estaban jugando a nada, que carecían de defensa y su ataque tampoco brillaba para llegar al final con un 37 % en tiros de campo y el 6,7 % (1-15) en triples.

Los laguneros jugaron de manera perfecta en ambos costados de la cancha. Se vio una ferrea defensa durante los 48 minutos (inclusive en el "tiempo basura") y un ataque en equipo pocas veces visto en los locales.

También sucedió algo inédito. Derek Fisher encestó los primeros seis puntos del equipo y al momento del entretiempo era el máximo anotador del encuentro con 10 tantos.

Los Lakers volvieron al Staples Center tras una gira de siete partidos en la que sufrieron derrotas consecutivas en los últimos tres que jugaron contra el Orlando Magic, los Charlotte Bobcats y los Cleveland Cavaliers, el peor equipo de la liga.

"Hemos puesto concentración, sacrificio y jugamos como equipo", declaró Bryant, ganador del MVP en el Juego de las Estrellas. "Todos participamos en el triunfo y eso es lo más positivo, sin importar el rival".

De esta manera, los dirigidos por Jackson se reencontraron con el triunfo y un aire que les ayuda a superar la crisis y las dudas que surgieron tras las últimas tres derrotas consecutivas.

La diferencia en los rebotes fue abrumadora (54 a 32) y en el único rubro que los Hawks superaron a los Lakers fueron en las pérdidas (7 la visita y 19 los locales).

Los laguneros enfrentarán en 8 de los próximos 10 encuentros a equipos de postemporada, empezando dentro de unas horas cuando visiten a los Trail Blazers en el Rose Garden de Portland.

PD: Josh Powell recibió su anillo de campeón antes del partido.

Go Lakers!!

Resumen del encuentro



Mejores jugadas de los Lakers